.......................Piensa globalmente y actúa localmente
................................(proverbio altermundista)

martes, 10 de diciembre de 2013

La Homeopatía..¡vaya lío!



La Homeopatía es una práctica que unos califican de Medicina alternativa y otros como pseudociencia e incluso chamanismo. Tiene unos 200 años de antigüedad desde que la fundara el médico alemán Samuel Hahnemann. 
Desde entonces miles de enfermos han sido tratados con esta práctica, empleada por miles de médicos (licenciados en Medicina), pero con una eficacia que siempre ha sido puesta en duda. De hecho, no hace mucho se publicó en España un libro, del que hemos tomado parte del título de esta entrada: "La Homeopatía, vaya timo"
La Homeopatía se basa en el principio de que "lo similar se cura con lo similar", creyendo por tanto que una enfermedad puede ser tratada empleando el mismo producto que la origina, siempre que las dosis sean mucho más bajas, y en la práctica infinitesimales.

Esta práctica, siempre vista con escepticismo por muchos científicos,  ha gozado de gran popularidad en algunos países como Alemania y Francia, donde incluso ha recibido financiación pública de la seguridad social; en España su uso ha estado mucho menos extendida. Por ello, las autoridades sanitarias en los años 80 y 90, en que se renovaron determinadas estructuras y procedimientos en el área de los medicamentos en el ministerio de Sanidad, dejaron en una especie de limbo a estos productos basándose en la experiencia de que aunque tal vez no fuesen eficaces, al menos están preparados de forma segura y con calidad en laboratorios bien equipados, no causan daño, y -sea por el efecto placebo o por lo otra razón- muchas personas parecen mejorar de determinadas afecciones tras el uso de estos productos.
Esta situación en el limbo era insostenible, y recientemente, tal vez por la presión de laboratorios importantes como el francés Boiron, o por alguna instrucción europea o francesa del lobby del sector, el ministerio de Sanidad ha decidido legalizar su situación.
Tras la orden ministerial que se publicará, los productos homeopáticos -unos 19.000 en España- tendrán que demostrar su validez...¿cómo? pues esto es lo que ha alarmado a los expertos.
Desde la tragedia de la talidomida en 1961 (cuyas consecuencias en España hemos analizado en la entrada anterior), en EEUU se implantaron 3 requisitos fundamentales e inexcusables para autorizar cualquier medicamento:
- Calidad
- Seguridad
- Eficacia.

Todo aquello que no cumpla con estos requisitos (como los alimentos con omega 3, yogures con probióticos, productos bio, etc.), en España pueden estar autorizados y vendidos libremente...pero calificados como complemento dietético, alimento, etc. pero nunca como medicamentos.
Y esto es lo que preocupa, pues la actual directora de la Agencia Española de Medicamentos, Belén Crespo, ha declarado que los productos "homeopáticos no tendrán que demostrar su eficacia", un escándalo de proporciones inimaginables, y que merecería un suspenso en primero de Farmacia a cualquier alumno que se atreviese a formular este aserto.
Ante ello, un grupo de médicos se han sublevado, y puesto en marcha una campaña de protesta, bajo la premisa de que "si no es eficaz, no es un medicamento". Una declaración con la que -hablando en términos coloquiales- tienen más razón que un santo.
Mientras tanto, a ver como queda la cosa, porque sigue el lío.